26.4.09

Carta sobre los ciegos seguida de carta sobre los sordomudos

arta a ciegos

Autor: Diderot, Denis (escritor y filósofo).
Traducción y notas: Escobar Moreno, Julia.
Colección: Letras diferentes, 15, 1ª ed.
Lugar de Edición: Valencia Editorial: Ed. Pre-Textos / Fundación ONCE.
Fecha de edición: 2002
Precio:12 euros.
En este enlace: http://www.scribd.com/doc/6928637/Carta-sobre-ciegos-seguido-por-carta-sobre-sordomudos se lee directamente.

Resumen: La Carta a los ciegos trata sobre la operación de una ciega congénita que sirve de excusa a Diderot para filosofar sobre "lo que vemos" con los ojos y con el tacto y "lo que es" mientras que en la Carta sobre los sordomudos a la par que analiza la adquisición del lenguaje, según sus palabras, "va dirigida indistintamente al gran número de quienes hablan sin escuchar y al pequeño número de los que saben hablar y escuchar, aunque mi carta sólo esté dirigida, propiamente, a estos últimos".

Opinión: Curioso libro de gran interés sobre todo para las personas relacionadas de alguna manera con aquellas afectas de trastornos sensoriales (discapacidad visual o auditiva).

Las descripciones que proporciona Diderot sobre la percepción que de la realidad tiene una persona ciega son brillantes, sus dificultades de orientación en el espacio, etc.

Es, sobre todo, un libro actual, no parece estar escrito hacia finales de 1740.

Algunos fragmentos:

A fuerza de estudiar, mediante el tacto, la disposición que exigimos entre las partes que componen un todo para calificarlo de hermoso, un ciego consigue hacer una justa aplicación de este término. Pero cuando dice esto es hermoso, él no juzga, simplemente aplica el juicio de los que ven: ¿y qué otra cosa hacen las tres cuartas partes de las personas que deciden sobre una obra de teatro, tras haberla visto u oído, o sobre un libro, tras haberlo leído? La belleza para un ciego no es más que una palabra, cuando está separada de la utilidad.

La dificultad que tienen los ciegos en encontrar cosas extraviadas les hace amigos del orden y me he dado cuenta de que los que están en su círculo familiar comparten esta cualidad, ya sea por el buen ejemplo que dan, o por un sentimiento de humanidad hacia ellos. ¡Qué desgraciados serían los ciegos sin las pequeñas atenciones de quienes les rodean!

Le pregunté sobre lo que entendía por espejo: «Una máquina –me respondió– que pone las cosas en relieve, lejos de sí mismas, si están convenientemente colocadas en relación con ella. Es como mi mano, a la que no tengo que colocar junto a un objeto para sentirla»

¿Qué creéis que son los ojos?, le dijo el señor de… «Es –le respondió el ciego– un órgano en el que el aire actúa como el bastón sobre mi mano.» … «Esto es tan cierto –prosiguió el ciego– que cuando coloco mi mano entre vuestros ojos y un objeto, mi mano os es presente, y el objeto ausente. Lo mismo ocurre cuando busco algo con mi bastón y encuentro otra cosa».

A alguien se le ocurrió preguntarle si le gustaría tener vista: «Si la curiosidad no me dominase –dijo– preferiría tener unos brazos muy largos; me parece que mis manos me enseñarían mejor lo que pasa en la luna que vuestros ojos o vuestros telescopios; además los ojos dejan antes de ver que las manos de tocar. Sería mejor que me perfeccionasen el órgano que tengo a que me concedieran el que me falta».

Menos pedagógicos y más ácidos son sus comentarios en torno al déficit auditivo diferenciando éste del mudo de convención (esos que no escuchan ni responden a lo que queremos que respondan):

Reproducir una acción, o reproducir un discurso mediante gestos, son dos versiones muy diferentes.

Por el esfuerzo que hacen los sordomudos de nacimiento para hacerse inteligibles, entendemos que expresan todo lo que pueden expresar. Por tanto, recomendaría a nuestros mudos de convención que los imitaran y que, mientras pudieran, no formaran ninguna frase en la que no estuvieran enunciados el sujeto y el atributo con todas sus dependencias.

5 Comments:

MONICA said...

Muchas gracias Penélope!, muy interesante lo que acabo de leer esta mañana. Un abrazo y me apunto tu sugerencia.

Sibyla said...

Interesante estudio sobre lo que sienten las personas con algún tipo de discapacidad de los sentidos...

Tendríamos que ponernos en la piel de esa personas, para entender mejor sus limitaciones, aunque actualmente existe muchas más opciones de las que existían tan sólo hace alguna década.

Besitos:)

ada said...

En mi blogs tengo enlazada a una mujer ciega, he dejado de poner música en el para que cuando entre a verme pueda escuchar claro el texto. También esas letras de confirmación de comentario le impiden entrar a comentar en los blogs que las piden, pues su ordenador no las lee.
Cuantas barreras podemos derribar para hacerselo un poco más fácil.
Biquiños

Penélope said...

Pues sí, Ada, con toda la tecnología que hoy tenemos a nuestra disposición, siguen siendo muchas las dificultades de un discapacitado visual frente al ordenador, hay muchas páginas WEB inacesibles para ellos y, muchas veces, por no tomar la precaución de seguir unas normas básicas en el diseño de las mismas. Cualquier centro de la ONCE en el que haya un Tiflotecnologo/a (el/la que adapta las posibilidades dela tecnología a las necesidades de las personas ciegas), no tendría problemas en dar soluciones a nuestras preguntas, por poner un ejemplo.

Penélope said...

Sibyla: Pues si, hoy los estudiantes disponen de puestos de estudio adaptados a sus necesidades y no pasan sin pena ni gloria por el sistema educativo. En la vida laboral, aunque sigue habiendo enormes dificultades para las personas con minusvalía pero poco a poco van consiguiendo más objetivos. A veces se nos olvida que la sociedad la formamos todos, con uestras carencias y posibilidades, no sólo unos pocos.

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...