29.10.08

MUJER MALAYA


Hace poco leí un artículo en el que se decía que la homosexualidad masculina es ilegal en Malasia y la femenina está técnicamente permitida pues no existen previsiones en la ley a este respecto. La condición tan insignificante de la mujer hace que no se especifique en relación a este tema ninguna consideración hacia ella. Ninguna mujer osaría, tal como pintan las cosas, declararse lesbiana. Allí lo del orgullo gay como que no.

El Islam es la religión oficial en Malasia, lo practican más del 60% de sus habitantes. Lo cierto es que lo del lesbianismo es una circunstancia más añadida a otras que se suman al hecho de que la mujer en Malasia sea objeto de todo tipo de discriminaciones. La justicia y la religión van de la mano y en lugar de leyes que custodien el bienestar social predominan aún prescripciones religiosas que atentan continuamente contra el respecto y la libertad de la mujer.

¿Por qué en el Corán se habla de justicia para las mujeres y los niños?. Es difícil comprender el por qué de estas salvedades, quizá en ellas radica la base y el eje de la discriminación. No es Malasia distinta de otros países en el que una religión gobierna los asuntos personales y matrimoniales dejando, como no, a la mujer siempre supeditada al hombre, con distintos derechos y deberes. Tampoco es el Islam la única religión que pregona estos desequilibrios pero centrándonos en el Islam y en Malasia cuesta creer que, sin entrar a reflexionar sobre lo que es o no correcto, en el siglo XXI los hombres puedan, por ejemplo, tener hasta cuatro mujeres con todo lo que implica el verbo TENER teniendo en cuenta que en este país la poligamia está prohibida desde 1982.

Y podemos seguir diciendo, por ejemplo, que los hombres tienen el derecho automático de divorciarse, sin embargo, las mujeres deben presentar sus casos ante un juez si sus maridos se niegan a concederles la separación. Y, cómo es eso del divorcio automático en Malasia, pues simplemente un hombre que profesa el Islam puede divorciarse sólo con decirle tres veces a su mujer ''me divorcio de ti''. Ah, y por supuesto que del divorcio obtienen siempre los hombres ventaja en el reparto de las propiedades de la pareja (si es que, además de las penas les dejan algo). No podía ser de otra manera. ¿Qué decía de la justicia y de las mujeres en el Corán?, ya ni me acuerdo.o work, many are forced to give their salaries to their husbands.

Hace mucho tiempo conocí a una mujer malaya, se llama Hayar. Los estudios universitarios de Magisterio, una Tesis Doctoral en el Reino Unido y un matrimonio por amor (que no tuvo el beneplácito familiar) con Paul, de nacionalidad inglesa la alejaron de sabe dios qué.

Para saber más, ...


Discover Grace!

0 Comments:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...