3.10.08

UNA PEQUEÑA FÁBULA

¡Ay! -dijo el ratón-. El mundo se hace cada día más pequeño. Al principio era tan grande que le tenía miedo. Corría y corría y por cierto que me alegraba ver esos muros, a diestra y siniestra, en la distancia. Pero esas paredes se estrechan tan rápido que me encuentro en el último cuarto y ahí en el rincón está la trampa sobre la cual debo pasar.

-Todo lo que debes hacer es cambiar de rumbo -dijo el gato... y se lo comió.

Franz Kafka.

2 Comments:

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" said...

uy... que final! no lo habia leido nunca!
los riesgos, de cambiar de rumbo... a veces no salen tan mal las cosas!"

besos

Clau

Penélope said...

Hola Claudia, hace tiempo que no se de tí, bueno yo tampocopaso mucho por el blog. Gracias por pasarte otra vez por aquí.
Lo de cambiar de rumbo, nunca sabremos qué pasaría si eligiéramos la otra opción, aunque pensemos que podría ser la mejor, nunca lo sabremos. Así es la vida,... toda elección implica un riesgo.

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...