30.10.08

MUJER SOMALÍ

(ADN.es) Un grupo de mujeres somalíes hace cola para recibir comida distribuida por la FAO

Difícil es ya la situación general de supervivencia en Somalia, un país en distancia más cercano a las Seychelles que España a las Canarias y, sin embargo, con una realidad social que a poco que escarbemos, asusta. Según APROL, la esperanza de vida de la población total (hombres y mujeres) es de 46,23 años y en este contexto, las mujeres somalíes, según estadísticas del año 2000, tienen una media de 7,18 hijos. Rastreando, las organizaciones no gubernamentales no disponen de muchos datos en relación a la situación médica de los somalíes aunque de alguno de ellos (el 69% de la población no tiene acceso a agua potable) podemos derivar múltiples consecuencias.
Foto de Unicef (campamento en Wajid).

Las sequías que disminuyen la fertilidad de la tierra y la guerra civil con frecuentes conflictos armados que se suceden en el tiempo desde 1991, hacen que un millón y medio de personas, según UNICEF, necesite urgentemente asistencia sanitaria, sobre todo, mujeres y niños. Éxodos, hambruna y violaciones se suman a la condición de “ser mujer en Somalia”. El 99% de la población es musulmana y las interpretaciones de estas creencias, pese a las presiones internacionales y a ser declarada ilegal desde 1991, hacen se que siga practicando la mutilación genital femenina (MGF) del 98% de la población. En julio de 2003 por oponerse a esta costumbre, a Hawa Aden se la tildó de bruja y de “traidora de la cultura somalí y de la religión islámica” (ACNUR). Otras que pensaban igual que ella fueron objetos de diversos atentados (coches-bomba).
Curiosamente la mujer en este marco social de escasez y destrucción ha adoptado el rol de sustentadora del hogar familiar porque la tasa de desempleo entre los hombres es abrumadora y la supervivencia hace que la mujer realice trabajos de venta de productos en mercados que no son lo suficientemente dignos para los hombres. El economista Dahir Mohamed Ismail (ACNUR) dice que los hombres “sólo mastican; no contribuyen nada a la sociedad”, refiriéndose al hábito de masticar qat, una anfetamina natural que los priva del deseo de trabajar por ello comenta que cualquier iniciativa de ayuda a este pueblo debe canalizarse a través de las mujeres, de otra manera, dice Dahir, “se va directo al mercado de qat”.
Asha Hagi, mujer somalí, ha sido galardonada este año con el "Premio Nobel alternativo" por su trabajo en la defensa de los derechos de las mujeres en su país y por la paz. A los que reciben este galardón les llaman "profetas de un mundo más justo". En el 2005 ya fue propuesta como candidata al Premio Nobel de la Paz.

Leer más...

2 Comments:

La Dama Se Esconde said...

Deberíamos recordar a menudo la suerte que hemos tenido simplemente por nacer y vivir aquí.
Biquiños

imaging68 said...

Me estremece pensar que la vida en lugares tan cercanos, no es vida. Que sobrevivir ya, por si solo, es una suerte.

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...