22.8.08

PLAYA DE PORTOCELO (MARÍN)
(Penélope, septiembre 2008)
Este mes es un regalo que, por lo menos a mí, me compensó de los días poco veraniegos de agosto y julio. Día tras día he ido a la playa, a esta Playa vacía de "turistas" pues ya se han acabado las vacaciones y de gente poco acostumbrada a ir por estas fechas a tomar el sol. A mi todo esto me vino de perlas, teníamos la playa para nosotros y una calma total; no se oían los ruidos de fondo que en vez de relajar estresan, ni había que medir las distancias entre las toallas para no chocar con el vecino. Una delicia. El sábado y el domingo los pasé con unas amigas todo el día, como se suele decir, "tirada a la bartola"; sólo comer, bañarnos, tomar el sol, pasear, cotillear, ... en fin, ¿se puede pedir más?.

0 Comments:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...