12.6.08

MARÍA y SARA y PALOMA.


Con la adolescencia ya superada conocí a María. Comenzamos a estudiar en la misma Facultad y coincidíamos en la parada de dos autobuses diarios. Un día y otro también comenzamos a unir nuestros pasos y a contarnos la vida. Gracias a María conocí a Sara y a Paloma. De repente, en los fines de semana éramos cuatro, cuatro locas llenas de alegrías y con toda una vida por delante. Siempre lo pasábamos bien, no había tiempo para aburrirnos: pocas pelas, unas pipas y los bancos de los Cantones hacían maraviillas; allí departíamos los comentarios y las burlas más ácidas de todo el que conociéramos y pasara por delante de nuestras narices. Otras veces, sobre todo si llovía, tocaba ir al "Santiso" a tomar un pinchito de patatas bravas que nos daba para toda la tarde. ¡Ay aquellos maravillosos años!. El domingo, a dar la catequesis y a misa. ¡Cómo pasa el tiempo!, nos casamos todas menos Sara, Paloma, por suerte, se divorció; tuvimos hijos y ahí estamos, hechas unas cuarentonas. Sara y yo vivimos fuera de la Coruña pero siempre hay una excusa para volver a juntarnos.

De María me quedo con todo, pasé tantas y tantas cosas con ella que aunque no nos veamos a menudo se que siempre la tengo ahí, es como una hermana elegida. De Paloma seguro que me gusta y resaltó todo aquello que ni ella se da cuenta que tiene, no se valora lo suficiente y nunca entenderé por qué. De Sara, diría que es especial, tiene algo que la hace distinta a las demás, es patosa y despistada como yo. Las tres son grandes amigas, unos tesoros que pocas personas llegan a tener. Soy una privilegiada por tener la oportunidad de conocerlas.OS QUIERO UN MONTÓN, aunque ya lo sabéis me gusta decirlo, nunca se sabe.

1 Comment:

Anónimo said...

Aunque parezca broma, casi se me han saltado las lágrimas al leer esto.Ojalá sigamos mucho tiempo igual, en las duras y en las maduras. Es una suerte que estemos siempre ahí, para lo que sea.
Sara

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...