25.3.08

Un español diseña la primera silla de ruedas controlada por la mente.

El mecanismo servirá a los lesionados medulares para desplazarse de forma autónoma
A través de un sistema de 30 electrodos y sin necesidad de operar al usuario, la mente da órdenes al vehículo.Muchos pacientes con parálisis medular no pueden controlar los brazos, por lo que su movilidad queda reducida a lo que la tecnología les ofrece. Hasta ahora, la mayoría dependen de dispositivos tipo «joystick», que, en función de la capacidad de cada paciente, les puede dar cierta independencia de movimientos mediante los dedos de una mano o incluso la boca. Ahora, un equipo científico con base en Suiza y dirigido por el investigador español José del Rocío Millán trabaja en el diseño de la que sería la primera silla de ruedas robótica controlada por la mente y por un sistema combinado de inteligencia artificial. «Hemos conseguido que se pueda controlar una máquina compleja con la mente, abriendo el camino a múltiples aplicaciones», asegura Millán. Se trata de un sistema de 30 electrodos no invasivos -no hay que operar al paciente para implantarlos en el cerebro, como en otras técnicas- que permite enviar señales a un ordenador con el pensamiento a través de una especie de casco que lee la mente mediante mapas cerebrales de alta resolución. El sistema reconoce los impulsos eléctricos encefálicos, interpreta lo que el usuario quiere hacer y traduce las señales en órdenes que envía a los motores de la silla para que siga el camino deseado, sortee los obstáculos, frene cuando sea necesario y se detenga a voluntad. Si, por ejemplo, el usuario piensa en mover el brazo derecho, el sistema entiende la señal como una orden para girar a la izquierda. Éste sólo tiene que concentrar sus pensamientos en la acción deseada, como si realmente fuera a mover el brazo, aunque físicamente le resulte imposible. De manera adicional, la nueva silla cuenta con una serie de sensores que evitan que choque contra un obstáculo o se precipite por una cuesta en caso de que el usuario no vea el peligro. La silla utiliza un sistema informático adaptativo que suple las carencias del lector cerebral o el cansancio. El dispositivo autónomo dirige entre el 10 y el 40 por ciento de las acciones, dejando el resto a la mente. Calidad de vida En el mundo hay alrededor de 2,5 millones de personas postradas en sillas de ruedas por distintos motivos. De ellos, aproximadamente la mitad son tetrapléjicos, es decir, no tienen movilidad en ninguna extremidad, la mayoría a causa de un accidente. Muchos son jóvenes y mentalmente capaces, pero su condición les impide desarrollar una vida mínimamente normal y necesitan la ayuda de terceros para casi todas las tareas cotidianas. El Proyecto MAIA es una iniciativa conjunta de la Universidad belga de Leuven, el Hospital Universitario de Ginebra, la Clínica Santa Lucía de Roma y la Tecnológica de Helsinki (Finlandia), coordinada por el Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial de Martigny (Suiza), donde tiene su sede principal. Además de la silla de ruedas autónoma, desarrollan un brazo robótico controlado igualmente por el cerebro, que podría permitir a los pacientes con parálisis total realizar algunas acciones básicas sin mayor ayuda que sus pensamientos. De acuerdo con Millán, «un desarrollo futuro permitirá dirigir extremidades biónicas que puedan abrir puertas o asir objetos» a personas sin brazos.
Fecha de publicación:
17/03/2008
Fuente de la noticia: LA RAZÓN

0 Comments:

Se ha producido un error en este gadget.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...